martes, 9 de febrero de 2016

JOB SHADOWING EN SICILIA (I)


La semana pasada, tres profesores del proyecto KA1 “Benicalap en Europa” realizamos una estancia de observación de buenas prácticas en un instituto italiano de Gela (Sicilia). La experiencia ha sido muy satisfactoria, nos ha permitido ver clases de otros colegas y nos ha gustado conocer otro sistema educativo que, como hemos podido comprobar, es muy diferente del sistema español.

Liceo "Elio Vittorini" (Gela)
Nosotros hemos visitado un Liceo que cuenta con tres especialidades: Científico, de Ciencias Aplicadas y Lingüístico, y de esa especialización surge la primera diferencia con nuestro sistema que nos ha llamado la atención: desde muy pronto, los alumnos siguen itinerarios distintos y se agrupan en diferentes tipos de escuela. Los alumnos con los que hemos estado esta semana están en el Liceo Científico-Lingüístico Elio Vittorini porque todos van a seguir enseñanzas universitarias. Evidentemente, esa selección determina el rendimiento de grupo, el rendimiento individual de los alumnos y el trabajo docente.


En Italia han realizado la integración de la educación y la formación profesional (Sistema di istruzione y sistema della formazione professionale), considerando la educación como un deber y un derecho (diritto-dovere) que tienen los jóvenes desde los 5 a los 18 años.

La educación es obligatoria hasta los 16 años, considerándose como Educación Básica hasta los 14. Esta EDUCACIÓN BÁSICA incluye:
-la educación infantil o maternal ( de 3 a 5 años)
-la educación elemental (de 6 a 10 años): cinco cursos de educación primaria, uno menos que en España.
-la educación media (de 11 a 14): 1º, 2º y 3º, que componen un ciclo de estudios completo y que es una enseñanza SECUNDARIA INFERIOR, más o menos como nuestra ESO, pero que termina en lo que, para nosotros, sería 2º de la ESO. A partir de ese momento, los alumnos se separan.

En efecto, los dos cursos siguientes de la educación obligatoria, el alumno italiano los realiza en centros diferentes: un Liceo, un centro de Formación Profesional o un Instituto Técnico. Después de la scuola media, el alumno realiza un examen de Certificado Medio, necesario para proseguir los estudios, e ingresa en un centro de una tipología concreta.

La EDUCACIÓN SECUNDARIA SUPERIOR, de los 14 a los 19 años, consta de cinco años y los alumnos pueden elegir diferentes tipos de escuela según sus intereses, sus capacidades o su vocación.


1. LICEO: para los alumnos que van a ir a la Universidad. Consta de cinco años (en dos ciclos) y puede desarrollar seis itinerarios distintos:
            -Liceo Clásico
         -Liceo de las Ciencias Humanas (con opción  Económico-social)
            -Liceo Científico (con opción de Ciencias Aplicadas)
            -Liceo Lingüístico
            -Liceo Artístico (solo cuatro años)
            -Liceo musical y coreútico
Lo que distngue a los liceos es “Una formazione culturale di base per così dire a banda larga, propedeutica alla continuazione degli studi e idonea a favorire l’ingresso nel mondo del lavoro.”

Son de esta misma tipología el ISTITUTO MAGISTRALE (instituto de pedagogía) y la SCUOLA MAGISTRALE (escuela de pedagogía) que prepara a los futuros maestros de escuela elemental a lo largo de cuatro años.

2. INSTITUTOS PROFESIONALES, con dos sectores: sector servicios y sector de Insdustria y artesanado.

3. INSTITUTOS TÉCNICOS, donde estudian cinco años y que son de sector económico o de sector tecnológico, con  estudios de tipos diversos: técnico agrario y de agroindustria, técnico de administración, finanzas y marketing, técnico de construcción, ambiente y territorio, técnico de turismo, técnico industrial (con especialidades en óptica, mecánica de precisión, artes gráficas, fibras naturales y artificiales, electrónica...), técnico de comercio exterior, técnico de transporte y logística...

El Liceo Elio Vittorini que visitamos tiene, pues, alumnos que en España consideraríamos seleccionados, porque son solo los que quieren estudiar en la Universidad.


Los profesores anfitriones nos recibieron estupendamente y visitamos clases de diferentes materias, según la especialidad y nuestros propios intereses. 
La situación del profesorado es también distinta. Sus contratos de trabajo son de 18 horas lectivas y nada más, aunque existe también el contrato de media jornada. Ni siquiera se agregan los tiempos del recreo: a las 11:30h. hay una pausa de diez-quince minutos que se restan a la clase correspondiente a la hora siguiente.
No hay horas complementarias, ni guardias (cuando falta un profesor de forma puntual, el centro tiene personal de sustitución; si la baja es larga, la administración manda un sustituto). El profesor no se encarga de abrir los servicios ni vigilar los patios, ni siquiera cierra las aulas ni apaga los ordenadores, pues se ocupan de ello los conserjes.
Este menor número de horas permite que muchos profesores realicen, simultáneamente, otros trabajos o profesiones liberales y, obviamente, el salario no es comparable al salario de un profesor en España. Hay personal complementario como el personal encargado del mantenimiento informático del centro (en vez de ser horas de los profesores de Informática), y existe la figura del “Animador Digital”, un profesor encargado de animar a los compañeros del centro a usar las TICs, hacer cursos de formación, utilizar programas....

Pueden ocupar plaza de una sola especialidad o de dos (Historia + Latín, Física + Matemáticas...), y el cargo de la dirección no lo desempeña un profesor del claustro, sino que existe un cuerpo de directores que no dan clase. En nuestro caso, la directora (Preside) del Liceo dirigía también una Scuola media.

1 comentario:

  1. Excepcional informe. A destacar el hecho de que como ocurre en Francia, Irlanda, Suecia y Alemania, que sepamos, los profesores se dedican a la tarea de enseñar y facilitar el aprendizaje de los alumnos. Las guardias de váter y similares son competencia de otro perfil de funcionarios.

    ResponderEliminar